Ladrones de Cuadernos Headline Animator

jueves, 29 de marzo de 2012

Dopo la pioggia

Después de la tempestad, llega la calma; eso dicen, y será cierto. Un par de días antes de que comenzase la primavera, al menos según el calendario, cayeron fuertes chaparrones que dejaban las calles vacías por un rato.
Quizá, con la intención de lavar la ciudad y ponerla 'guapa' para la primavera.
Cuando salía de la oficina para ir a casa, paraguas en ristre, dejó de llover, y asomaron unos tímidos rayos de sol por entre las nubes.
La luz del atardecer, el brillo del suelo 'recien lavado' y la poca gent que en ese momento había en la calle, me llevó a hacer esta foto, primero con la cámara, y luego en casa con los pinceles.

Espero que os guste.

sábado, 24 de marzo de 2012

soplaban vientos del sur...



Soplaban vientos del sur

y el hombre emprendió viaje.
Su orgullo, un poco de fe
y un regusto amargo fue
su equipaje.



Miró hacia atrás y no vio
más que cadáveres sobre
unos campos sin color.
Su jardín sin una flor
y sus bosques sin un roble.



Y viejo
y cansado
a orillas del mar
bebióse sorbo a sorbo
su pasado.



Profeta ni mártir
quiso Antonio ser.
Y un poco de todo lo fue
sin querer.

...
Releyendo estos versos tan tristes, tan llenos de dolor, y tan plenos, de belleza y melancolía al mismo tiempo, no puedo por menos que sentir en mi interior, una pizca del sentir que llevó al poeta a escribirlos y mucha envidia; envidia por su saber contar, de una manera tan bella, el dolor de un alma atormentada, desgarrada por el exilio.



Se cumple un año del estreno de mi blog, y no sabía cómo celebrarlo.
Hoy tenemos un precioso día primaveral, y me han venido a la memoria estos versos de Antonio Machado, llenos de melancolía; sólo porque empiezan diciendo, "soplaban vientos del sur..." al igual que hoy soplan en Donostia.


Lo único en común con mi blog es la vista atrás, la mirada retrospectiva.
Para mí, se trata de la celebración del primer año de este pobre blog que, poco a poco, va recogiendo momentos de mi vida tratando de que, al compartirlos, se conviertan en algo mejor, se purifiquen; se perfeccionen.


Desde aquí quiero agradecer a todos los que de una u otra manera habéis colaborado conmigo, con vuestros comentarios, con vuestro apoyo, muchas veces incondicional, y siempre desinteresado. Y también, por supuesto, a todos los lectores anónimos que ocasionalmente acceden a mi blog, aunque sea de manera fortuita, y se quedan unos instantes a mirar los dibujos o leer los comentarios. Sin ellos, no existiría blogger.


Habéis conseguido con vuestro apoyo que, lo que era para mí una actividad ocasional, se haya convertido en una costumbre, en un hacer casi cotidiano, buscando, cada vez más, compartir esos fugaces momentos, esos instantes en que te haces uno con los pinceles o la pluma, y de su punta surgen ese sketch, esa acuarela, ese verso... que te gustaría compartir.


He puesto, para no faltar a la costumbre, una acuarela que pinté hace un par de años en Praga, una vista del puente Karlov que, por muy vista que esté, no deja de tener esa fascinación que producen los lugares antiguos, con la piedra ennegrecida, y con la belleza que sabían dar los arquitectos a todo lo que hacían en aquellos tiempos pasados.


Muchas gracias a todos.

sábado, 17 de marzo de 2012

Nieblas primaverales

Estos días pasados 
hemos estado sumidos en la niebla, 
niebla primaveral.


Un manto pesado y etéreo, 
poroso y denso,
causado por el calor del sol
y que nos causa frío,
bello y tenebroso, a la par.
 

 Esa niebla a ras de suelo
que no se va, 
y sin embargo no para de moverse;
 
que todo lo emborrona
a nuestros ojos;

que cuando estas en ella,
te devora,
te cubre, 
te moja,
te deja sin aire que respirar...

pero tan bella de lejos, 
cuando la ves desde fuera,
que invita a adentrarse 
y dejar que te devore.


Y sin embargo 
es ella quien nos devora,
quien todo lo cubre;


Es ella quien hace 
que los barcos hagan sonar sus sirenas
constantemente,
insistentemente,
temerosos de encontrar 
en su camino
otra nave que les embista;

Es ella quien hace 
que el caminante pierda el rumbo,
se quede sin referencias
sin saber a dónde va, 
caminando en círculos. 


Esa niebla que inspira
a pintores y bardos,
que engaña al caminante,
que despista los caminos,
que todo lo cubre
dándole un aspecto tenebroso,
y que tanto asusta a algunos, 
estos días ha hecho que tuvieramos
una luz tan especial
en los contraluces.

domingo, 11 de marzo de 2012

Fukushima

Homenaje a las víctimas.

Trato de imaginar lo que puede ser, sin lograrlo, ver cómo se te viene encima todo el océano.
Las palabras que usamos para estas cosas, como terrorífico, tremendo, horrible, ..., de tanto usarse para cuestiones de mucha menor entidad, se quedan pequeñas y no reflejan, apenas, lo que un fenómeno de este calibre puede ser.
Pánico infinito, miedo a lo desconocido, calma total ante lo inevitable... quien sabe lo que alguien que estuviese allá pudo sentir.
Desde nuestras confortables butacas vemos las imágenes en la televisión, y nuestro cuerpo se estremece figurándose lo inevitable; pero ser sepultado por una inmensa masa de agua proveniente del océano, en un instante infinito de terror, supera todo lo que uno puede imaginar.
Cuando se cumple un año de la catástrofe, y viendo imágenes otra vez en la pantalla, he querido desde este blog mostrar mi solidaridad con todas las víctimas que sobrevivieron a aquello, modestamente, con este dibujo que no ha quedado como me lo imaginaba; pero es lo que ha salido.
Mi limitada técnica hace que las acuarelas que trato de hacer sean siempre fruto del azar, lejos de lo que preveo antes de ponerme a pintar; unas veces, las menos, mejoran y superan lo esperado; otras veces, las más, me dejan una enorme frustración; pero no dejaré de intentarlo. Las pocas veces en que el resultado vale la pena compensan, con creces, todos los fracasos anteriores, dejándote con ganas de seguir intentándolo.
Así que, aunque la foto es un poco borrosa y la acuarela no tiene mucho que aprovechar, la pongo aquí para que vuestras críticas me ayuden a mejorar, en lo que cabe.