Ladrones de Cuadernos Headline Animator

domingo, 19 de febrero de 2012

Madinat Al-Zahra

En Medina Azahara.

Ay Abd Al-Rahman, Gran Califa;

Dicen que, tras dominar los emiratos y reinos andalusíes,
sometiste a los reinos cristianos del norte,
atrajiste a Córdoba a los más prestigiosos sabios de la época, alfaquíes, literatos, muftíes, poetas áulicos, ...
y tu corte Cordobesa pasó a ser la más culta,
la más poderosa,
la más rica.


Como descendiente de los Omeyas de Damasco,
te proclamaste Califa.


Córdoba se te quedó pequeña;
no reflejaba tu grandeza
y quisiste construir tu castillo,
tu ciudad palatina,
la más bella,
la más grande,
como morada, palacio, castillo... y sede del Califato.

Dicen, cuentan, que llevó 40 años su construcción
dicen que era más bello que los palacios de Bagdad.

Cuentan que, para complacer a tu novia,
venida de tierras más frías
y que añoraba la nieve,
plantaste miles de almendros en derredor,
para que en los meses más fríos,
el blanco de las flores
le recordase la añorada nieve...

Cuentan qua más de cuatro mil columnas,
traídas de todos los confines,
adornaban tus palacios.

Cuentan que el palacio de tu primer ministro,
Ya'far ibn Abd Al-Rahman,
dejaba asombrados a quienes tenían que acudir donde él;

Dicen que la casa Real asombraba a quien tuvo el privilegio de verla.

Se dice que el salón Oriental, el más fastuoso,
se sujetaba sobre columnas de mármol rojo y azul,
las paredes decoradas de marmol tallado con el árbol de la vida
y las estrellas del firmamento, lo mismo que los techos en madera,
y también con cálices de flores.

Pero tu bella ciudad,
terminada por tu hijo Al-Haken II,
tuvo una efímera vida,
ya que duró sólo 34 años,
siendo saqueada y destruida
durante las revueltas que precedieron a la república,
Después del reinado de Al-Mansur.

Tanto explendor, convertido en ruinas en tan poco tiempo...
Qué lástima.