Ladrones de Cuadernos Headline Animator

lunes, 9 de junio de 2014

Costa Dorada


L'Ametlla de Mar, Costa Dourada

Olivo, a contraluz
Al norte del Delta del Ebro, en lugares que fueron dominio del vasto Imperio Romano bajo control de la ciudad de Tarraco, se encuentra una bella costa salpicada de rocas de un color cobrizo a veces, ocre en otras, y doradas playas hoy ocupadas por otro tipo de colonos.

Panorámica
El fuerte contraste entre los arbustos y palmeras de un verdor intenso, los oscuros tonos del follaje de los olivos que se encuentran por todas partes, y el rojo cinabrio de sus tierras no es nada si lo comparamos con las tonalidades desde un verde turquesa hasta un gris obscuro que toman las aguas del mediterráneo en sus costas, pasando por toda la gama de azules; cobalto intenso, a veces, azul prusia otras, según la hora del día y la limpieza del cielo.

Puerto de pescadores
Y siempre rompiendo los tonos fuertes, intensos, de esa brutal naturaleza por todas partes podemos ver el blanco de las casas de pescadores en la costa, de las masías en el interior, en perfecto contrapunto con la tierra y con el agua del mar.

Acantilado
Uno no puede abstraerse de todo eso, insensible, y quedarse sin hacer nada. Los lápices, las acuarelas, los pinceles parecen cobrar vida propia y me llevan a dibujar casi sin mirar, siempre que puedo; en la terraza del café, con una cerveza en la mano, en la tumbona del hotel, siempre con mi cuaderno a cuestas dispuesto a retratar, de modo subjetivo, todo lo que me rodea; pero sobre todo, los olivos con sus retorcidos grises troncos y los acantilados con esos cortes sedimentarios hechos por el agua, el viento y la fuerza de las olas.
Botes de pesca


Olivos podados
Os pongo aquí alguno de esos dibujos. Unos hechos a pluma estilográfica y agua, otros a la acuarela, todos apuntes de mi cuaderno de viaje.
Olivos








domingo, 11 de mayo de 2014

Dibujando en Eibar

En colaboración con Berreibar Ekimen Kulturala, Euskalherria's sketchers organizó una jornada de dibujo por las zonas industriales más deterioradas de Eibar para el sábado 10 de mayo.
Para empezar, tengo que decir que tuvimos un día primaveral bastante bueno que nos permitió dibujar todo el día sin pasar frío ni mojarnos, lo que no es poco; disfrutando además del sol a lo largo de toda la mañana.
La jornada - maratón de dibujo "sketchcrawl" tenía un claro objetivo, que era el de dibujar edificios industriales del siglo 20 en desuso y, frecuentemente, en ruinas.
El grupo Berreibar se dedica, entre otras cosas, a tratar de recuperar esos edificios para irles dando un "segundo uso".
Según ellos mismos definen, 

"Berreibar (berreibar.blogspot.com.es) es un proyecto de investigación llevado a cabo por M-Etxea (m-etxea.com) en Eibar. El proyecto tiene como fin crear espacios de uso productivo en talleres vacíos y promover el valor del patrimonio industrial, ya que, desde un punto de vista puramente utilitario, la mayoría de edificios industriales que aún permanecen en desuso, mantienen un enorme potencial para albergar nuevos usos, y debido a su situación geográfica, muchas de estas estructuras obsoletas podrían convertirse en artefactos catalizadores de la vida urbana."

Así que, acompañados de miembros de dicho grupo, los sketchers fuimos recorriendo primero el barrio de Matsaria y luego el de Txonta, mientras íbamos deteniéndonos cada uno a su aire, para dibujar aquello que más nos llamaba la atención.
Vimos fábricas de armas abandonadas, fábricas de bicicletas, y talleres de diversa factura y tamaño, casi todos con los cristales rotos, la hierba creciendo por los resquicios de sus paredes y tejados, desconchados y óxido por doquier.
Y todo eso, para un dibujante urbano, es una tremenda provocación en su ánimo de generar algo 'bello' a partir de tanta ruina y aparente fealdad. Así que no paramos de dibujar en toda la mañana, aunque por la tarde, ya en el centro de la ciudad, apenas tuvimos tiempo de seguir dibujando después de la comida que, como siempre, se alargó en la sobremesa mientras unos nos dibujaban a otros e íbamos comentando los avatares de la jornada.
Aquí podéis ver algunos de mis dibujos de la jornada, al margen de otros "desechos" que quedarán ocultos en el cuaderno.

Imágenes de Matsaria:




Imágenes de TXONTA.



Aunque en el barrio de Txonta casi no tuve tiempo de dibujar, hice este dibujo de un taller abandonado, completamente invadido por la vegetación, donde lo más llamativo son los versos que había pintados en su fachada, obra de ERB MON con textos de Harkaitz Cano, quien se dedicó a escribir una especie de 'cuento' por todos los pabellones y edificios abandonados del barrio de Txonta, compartiendo así la belleza de sus versos con todo aquel que vive o pasa por el barrio de Txonta.
En este edificio, en concreto, decía:
"BEGIAK IREKI ZITUEN
EZUZTEKO ILOTZAK"
No me atrevo a traducir, por la libertad en el uso de las palabras por parte de los poetas, pero podría ser algo así como  "Inesperadamente el cadáver abrió los ojos"... 
pero en todo caso parece querer aludir a la resurrección de éstos pabellones abandonados... que serían el cadáver, según yo lo veo.
Podeis ver un vídeo publicado por Harkaitz y Erb Mon en este enlace:




Por el centro de Eibar, justo en lo que sería la calle trasera de la manzana del Coliseo, había unas casas viejas, muy viejas, con varios siglos sobre sus muros, que me atrajeron mucho así que, al margen del objetivo de la jornada, dediqué quince minutos a este rincón en la calle Pagaeki que, me temo, podría desaparecer en no mucho tiempo dado su estado y ubicación. 
  En el muro que rodea la parte vacía del solar, hoy aparcamiento, visto desde la calle Blas Etxebarria había un graffiti que no quise evitar, ya que refleja perfectamente el estado de la zona... y si te pones el filtro para graffitis, leerás claramente que dice "Tsunami".


Después de la comida y de los dibujos de sobremesa, apenas nos quedó tiempo para la foto de grupo y un dibujo en la plaza Unzaga, mientras el movimiento"gure esku dago" hacía un ensayo para la cadena humana que proyectan.


Y esto es lo que, más o menos, dió de sí la jornada de sketchcrawl en Eibar, en apoyo al proyecto BERREIBAR.


sábado, 1 de marzo de 2014

Enbata, Zurriolan

Enbata, Zurriolan by mikel.quintana
Enbata, Zurriolan, a photo by mikel.quintana on Flickr.
Temporal, en la Zurriola.
El espigón de la playa de la Zurriola, en Donostia, es un lugar especialmente castigado por el mar cuando ruge Poseidón. Las olas embisten las rocas del espigón, y se abaten sobre la playa de la Zurriola.
Desde la terraza del Kursaal, los días de temporal marítimo la vista es espectacular, porque a la belleza plástica de las olas saltando sobre la rompiente se une el rugido de la mar de fondo, y los alaridos de Eolo, empujando a las olas, llevándose todo lo que encuentra a su paso.
Si todo eso lo aliñamos con un buen chaparrón de tormenta, cuando el cielo plomizo parece querer caer sobre nosotros, el conjunto es tremendo.
Y aún y así, nos arrimamos al espigón, atraídos por todo ese gran teatro de la naturaleza, épico, aunque el agua nos moja, el viento nos enfría, y el mar nos atemoriza, para tratar de recoger, cada cual a su manera, una imagen, un recuerdo, ...
Un saludo

sábado, 25 de enero de 2014

singer

singer by mikel.quintana
singer, a photo by mikel.quintana on Flickr.

Los objetos cotidianos tienen, a veces, algo de mágicos.Esta máquina de coser Singer, como trantas otras de los años 40-50, es una maravilla de diseño y funcionalidad. Y una obra de arte industrial.
Dibujo con Pentel Color brush.

domingo, 12 de enero de 2014

Barcelona, Port vell, desde el moll de la Barceloneta

6 de enero, día de Reyes. Barcelona, 11 de la mañana.
Después de recorrer los muelles del Port Vell, nos paramos a descansar las piernas en el moll de la Barceloneta. Y la vista, con Montjuïc al fondo, es fantástica, contrastando la luminosa mole de los cines IMAX con el profundo verdor oscuro de la montaña al fondo, contraluz.
A su izquierda, el edificio del Aquarium en segundo plano, y un precioso velero de cuatro mástiles, matrícula se Southampton delante suyo, con un grupo de jóvenes subiendo por sus jarcias y escalas, o subidos a las vergas del palo mayor y al de mesana, con sus fijaciones como si de una escalada se tratara.
a la derecha, algo más lejos, el edificio de aduanas y la estatua de Colón dibujan el perfil del edificio de los cines.
No puedo menos que tratar de captar esa maravillosa luz mediterránea, aún en invierno, y sus contrastes. Así que con mi pluma Lamy cargada de tinta sepia esbozo los perfiles, y con un rotulador pentel soluble en agua de tonos parecidos y el pincel de agua voy dibujando las sombras y contraluces hasta acabar con un doble A4 en mi cuaderno. Había empezado pensando en una página, y acaba en doble porque la ciudad y su luz se lo merecen, y también, -por qué no decirlo-, porque mis pies cansados agradecen que esté un rato más sentado.
No deja de ser un rápido esbozo muy poco dibujado, pero creo que recoge en sintesis lo que se veía desde allá.
Espero que os guste.

lunes, 9 de diciembre de 2013

gondolas

gondolas by mikel.quintana
gondolas, a photo by mikel.quintana on Flickr.
Una fría mañana de octubre, con esa luz que filtra la neblina de la laguna, las góndolas se sienten solas, proyectando el negro de sus panzas sobre las aguas, mientras esperan que alguien se anime a montar y así puedan deslizarse por los canales, sintiendo bajo su vientre la caricia del agua, y sobre ellas las caricias de los enamorados...

sábado, 19 de octubre de 2013

Venecia, y 3.


Última entrada con los apuntes tomados en Venecia, en directo.
Aquí van unas acuarelas pintadas en Burano, el sexto día, y unos apuntes rápidos del último día en Venecia, entre compra y compra.
Burano.

Barcos amarrados en Burano

Vista desde el puerto de Burano

Bocetos, de una jardinera y de un Palazzo-Hotel.

Tenderete de venta callejera de pañuelos ("Scharpe")

Venecia, Capítulo 2


Seguimos en Venecia.
El Cuarto día lo dedicamos a conocer la zona del Gran Canal, Rialto y San Marco. Fué más lo que pateamos que lo que pude dibujar, pero aquí pongo lo que pude dibujar. Y el quinto día lo dedicamos a visitar Murano




Desde el muelle de S. Zacaria, junto al Palacio Ducal y San Marcos.
Una esquina, en Cannaregio, frente al puente de Guglie.
Palacio Lavia, y detrás iglesia de S. Geremia, en Cannaregio

Iglesia de Murano

Un rincón de la Ostería Al Duomo.

Una vista del Faro y de Venecia al fondo, desde Murano.

Venecia, Capítulo uno.

Hemos estado unos días de vacación en Venecia, y la ciudad es fascinante.
Para alguien aficionado a dibujar, no paras de encontrar motivos y lo que te falta es tiempo; máxime si vas en compañía de otras personas; entonces no tienes más remedio que aprovechar las pausas y descansos para dibujar lo que tienes delante, sin dedicar mucho tiempo para encontrar un 'modelo' ideal. Pero uno siempre tiene el recurso de la fotografía, que sirve luego para trabajar en casa lo que no has podido pintar en directo.
Aquí os pongo los dibujos hechos allá en mi cuaderno los tres primeros días.

La Pastelería Nobile, en Rio Tora' S. Leonardo

Un puente cerca de la estación de autobuses, en P. di Roma.

El Canal Grande, a rotulador y agua...

La Vinoteca Boldrin Di Sambo Loredano, dibujo inacabado, mientras comíamos un plato de pasta

Una esquina del Río S. Pantalon

Un canal en Cannaregio

La entrada a una casa a "vuelapluma"



martes, 13 de agosto de 2013

En formación

Bailarinas, en formación.


Nadie lo diría, así a primera vista.
Pero eso que cualquiera pensará que son toldos de playa, son, en realidad, un grupo de baile, perfectamente alineado. Al menos yo así lo vi.
Ellas, con esos gorros cónicos de damas medievales, y los rostros cubiertos para protegerse de la arena, representan una danza coral, a la luz del atardecer, mientras la playa quedaba desierta y las gaviotas procedían a llevarse los restos de comida que habían quedado esparcidos por la arena, a merced de la brisa. Yo fui un privilegiado al poder contemplar su danza, mientras una fuerte brisa barría la playa de Ondarreta levantando la arena.
No sé seguro si fué la luz del atardecer, la brisa del cantábrico o la arena de la playa que levantaba la brisa; pero durante un instante mágico, os juro  que les vi bailar, todas a un tiempo, todas con el mismo ritmo, enfiladas de cara al mar. Por estas.

miércoles, 31 de julio de 2013

lunes, 8 de julio de 2013

Paseos montañeros por los hayedos de Euskalerria

Pinos, robles, fresnos, abedules... pero sobre todo hayas.
El hayedo (pagoeta, pagoaga, pagadi) es el bosque por excelencia para los que vivimos en Euskalerria.
Ha sido, y sigue siendolo en alguna medida, una inagotable fuente de recursos para nuestros baserritarras; Madera, leña para el fuego, carbón vegetal hecho en las carboneras, en pleno bosque, caza de corzos, jabalíes,... y setas y hongos de infinitas variedades (Honttok, kuletoa, ziza-oria, urretxa, gibel urdiña, saltsa-perretxiko beltza, tripaki edo gamuza y otras...)
Tradicionalmente, en nuestros bosques, se han trasmochado las hayas a una altura de unos 2 metros, evitando su crecimiento recto, para tener mejor acceso a las ramas, sobre todo allá donde se ha hecho carbón; aunque prácticamente se ha abandonado la costumbre, aún pueden verse miles de hayas trasmochas en nuestros bosques de Aralar, Urbasa, Irati...
http://www.basozaina.com/2011/05/hayas-trasmochas-en-gaztelumendi.html
Cuentan, -yo no puedo asegurarlo-, que el origen del trasmoche de las hayas está en el siglo XVI, y dicen que se hacía para evitar la expropiación forzosa de la madera para la construcción de barcos de la Armada Española, ya que de esta manera -con el trasmoche- la madera no alcanzaba la longitud deseada y, además, se llenaba de nudos; no sirviendo por tanto para la construcción naval.

http://www.basozaina.com/2011/05/hayas-trasmochas-en-gaztelumendi.html
Sea cual sea el origen de la costumbre, y los motivos que llevaron a ello, hay que reconocer que un bosque de hayas trasmochas tiene mucho misterio, encanto, y belleza sin par.

Este pasado fin de semana hemos aprovechado, por fin, el buen tiempo para pasear por nuestros montes, el sábado por el mazizo de Izarraitz, y el domingo por los hayedos de la sierra de Aralar.

Aprovechando el rato de descanso después de comer, he tomado algunos apuntes en mi cuaderno, (son hayas sin trasmochar) que os pongo aquí junto con alguna foto de hayas trasmochas.


Divagando con los pinceles

Hola Amigos,
Llevo más de un mes sin publicar nada en el blog, y hoy voy a poner algo poco habitual.Se trata de una serie de abstracciones sobre la idea de una cabaña de troncos, que hice hace ya algún tiempo.
La verdad es que me divertí mucho haciéndolas, dejando correr al pincel en libertad, partiendo de una idea preconcebida.
El resultado es lo de menos, -nada destacable-, pero es un campo que volveré a explorar, aunque siempre acabo tirando hacia lo figurativo...





sábado, 11 de mayo de 2013

En el Pais de los Cátaros

Carcassona, mayo de 2013

Hemos pasado unos días de descanso alojados dentro de la Cité de Carcassona, una de las más grandes fortalezas de toda Europa, restaurada en el siglo XIX y declarada por la Unesco Patrimonio de la Humanidad.


La ciudad de Carcasona (Carcassona en Occitano) es una ciudad de casi 50.000 habitantes en la que destaca su ciudadela, dentro de una doble muralla, conservada y restaurada a la perfección.



Ya se conoce como ciudad fortificada desde el siglo VI a.c., luego en el período romano fue reforzada, más tarde por los visigodos en el siglo V, conquistada por los musulmanes en el siglo VIII y reconquistada pocos años después por Pipino el Breve hacia el año 759, creando el condado de Carcassona con Bellón como primer conde, de quien proceden entre otros el condado de Barcelona.


La ciudad fue durante casi 500 años zona fronteriza entre el reino de Francia y el de Aragón, rompiendo el equilibrio a favor de Francia tras la Cruzada Albigense contra los Cátaros promovida por el Papa Inocencio III y dirigida por Simón de Monfort a las órdenes del rey de Francia Luis IX frente al Conde de Tolosa y los Trencavel que gobernaban Nimes, Albi y Carcassona y Pedro II de Aragón.

Una Torre del Chateau

La ciudad moderna está en el llano que rodea el río Aude, a los pies de la colina en la que se erige la ciudadela, auténtico centro de atracción turístico del país galo.

Un rincón de la calle Du Gran Puits

Dentro de la Cité o ciudadela, todo es una preciosidad, si somos capaces de abstraernos del enfoque turístico de los establecimientos comerciales y hosteleros.

Unas casas frente al Castillo, dentro de la Ciudadela

Cada rincón, cada casa, cada torre de la muralla interior o de la exterior, nos llevan en el tiempo hasta el siglo XIII, y uno se siente bajo los auspicios de Ramón Roger de Trencavel, Conde de Carcassona y casi tentado de caer en la herejía Cátara, predicando la pureza del alma, o negando dogmas predicados por clérigos poco ejemplares aposentados en la opulencia, defendiendo la prevalencia de la razón sobre la fé como algunos de aquellos más de 8.000 que murieron en Béziers a manos de las tropas de la cruzada de Simón de Monfort, cátaros los unos, católicos otros, bajo la frase de que !Dios ya sabrá distinguir a los buenos de los malos!.
La Maison du Sire de Trencavel

Eran otros tiempos, de una cultura mucho más salvaje y dogmática, en la que todo valía si se actuaba en nombre de Dios.
De alguna manera, el espíritu de los Cátaros imperante en la Occitania de tiempos de San Luis rey de Francia o de la guerra de los 100 años, ha permanecido entre esas murallas, refugiándose entre sus piedras, para apoderarse de quien permanece en ellas más de un día. Tal vez operen por la noche...





Café Lé Senescal, frente a la entrada al castillo
Hoy todo es mucho más “soft“, menos trascendente, y sólo el ansia de poder en las personas parece permanecer inalterado en el tiempo.
Mientras, y tras tanta pseudo filosofía, también nosotros nos hemos dejado llevar por la busqueda de la paz, de la tranquilidad y solaz, de esa terraza desde la que poder dibujar mientras tomas una cerveza. 
Al final, ese es el objetivo más importante del momento, dejando las cuestiones trascendentes para otro, que no suele llegar con frecuencia...